Villasbuenas de Gata

Villasbuenas de Gata se encuentra a 10 minutos a pie del camping. En este acogedor pueblo hay 2 gastrobares, 1 restaurante, 2 supermercados y una panadería con delicias. A 2 kilómetros del camping se encuentra la piscina natural de la Ribera de Gata con un chiringuito muy atractivo donde se organizan diversos eventos (musicales) en verano.

Es un localidad pequeña y curiosa, rodeada de preciosos bosques de robles y con flora y fauna de transición entre la sierra y los valles del Alagón. Villasbuenas de Gata conserva dentro de su pequeño casco urbano claras huellas de su importancia feudal como lugar de dominio del Señoría de los Fonseca.

Parte de su fama local se la debe a las supuestas propiedades curativas de los lodos de sus “Baños de la Cochina”. Villasbuenas es prácticamente paso obligado para conocer la parte más oriental de Sierra de Gata.

El Gastrobar Como en Casa de Elda sorprende regularmente con interesantes conciertos y un mercado de arte local todos los meses. También hay charlas periódicas y noches de micro abierto.

El municipio de Villasbuenas de Gata también organiza eventos con música, danza, comida y mercado. Lo más destacado cada año son las fiestas patronales de San Pantaleón, en torno al 27 de julio.

La energía creativa también bulle en torno a la escuela de circo La Navegata. A menudo hay actuaciones y talleres en este centro creativo.

En la zona hay varias rutas de bicicleta de montaña y ciclismo, así como muchas oportunidades para practicar senderismo. En verano, el río Ribera de Gata se embalsa para crear una piscina natural.

El embalse de El Borbollón es uno de los favoritos de los pescadores locales.

En breve

Sierra de Gata

Al noroeste de la provincia se alza la sierra de Gata, dando nombre a la bella comarca fronteriza que recorreremos en esta ocasión. El Parque Cultural Sierra de Gata es muy extenso, por lo que te proponemos una ruta que te permitirá conocer sus rincones más bonitos 

Comenzamos la ruta en Moraleja pasando por Perales del Puerto hasta llegar a Hoyos; sus tres plazas, la iglesia de Nuestra Señora del Buen Varón y, sobre todo, la arquitectura y su trazado urbano de carácter medieval, nos brindan una visita muy sugerente en el piedemonte de la serranía de Gata. Abrimos boca y nos introducimos en parte de lo que nos depara el resto de la visita por la Sierra.

Lo abrupto de esta tierra y su extensión nos propone dos rutas: una hacia el sector oriental, hasta Robledillo de Gata; y otra hacia el occidental, hasta Valverde del Fresno.

Comencemos por la primera. La ruta oriental arranca en Acebo, un bonito pueblo conocido por sus naranjas y la artesanía del encaje de bolillos, que presenta una interesante arquitectura popular.

En Gata no pasa desapercibida la elevada torre de la Almenara. Su Conjunto Histórico es reconocido como Bien de Interés Cultural. Su término municipal recoge la esencia misma de la arquitectura, el urbanismo, el paisaje, la gastronomía y, en definitiva, de la Sierra de Gata.

Desde Torre de Don Miguel se puede subir a visitar Santibáñez el Alto y su castillo, ambos encaramados en un escarpado cerro; a sus pies, en la ladera sur, se localiza el barrio de los Pajares o de la Calzada, un conjunto de construcciones agrícolas declaradas Bien de Interés Cultural con categoría de Lugar de Interés Etnológico, a los que se accede desde la carretera del embalse de Borbollón. ¡Subir y bajar, lo más normal en la comarca!

Finalmente nos espera el valle del Árrago pasando por Cadalso, donde aún existe la llamada Casa del Rey, en la que cuenta la tradición se encontraba Alfonso XI con su amante Leonor de Guzmán. ¡No te pierdas la historia, pide a uno de los vecinos que te la narre!

En esta ruta no puede faltar la visita a Robledillo de Gata, posiblemente el municipio más turístico pero que, sin embargo, ha sabido mantener toda su autenticidad en parte debido a su ubicación, encajonado al final del más profundo de los valles del Parque Cultural Sierra de Gata.

En la ruta occidental llegamos a Villamiel. No te pierdas las curiosas inscripciones de los canteros en los muros de su iglesia. Si te gusta visitar castillos, acércate a Trevejo, y disfruta de la robustez de su monumento más emblemático.

Valverde del Fresno es el pueblo más poblado de la Sierra de Gata, muy marcado por su amplia frontera con Portugal que ha marcado de manera muy profunda su economía. Se conservan en buen estado sus paisajes, fiestas locales y su peculiar lenguaje, A Fala, hoy protegido como patrimonio cultural, que se habla en tres localidades: Valverde del Fresno, que hace uso de su variante el valverdeiru; San Martín de Trevejo y su mañegu; y Eljas, donde se habla el lagarteiru.

Robledillo

Robledillo de Gata es un municipio perteneciente a la comarca de Sierra de Gata. Su Conjunto Histórico constituye una de las mejores muestras de arquitectura popular y doméstica que se conservan en la provincia de Cáceres.

Pasear por sus calles nos reencuentra con las formas de vida ancestrales. Las casas están llenas de encanto. Sus muros son unas veces de adobe y otras están realizados en mampostería muy menuda, con lajas de pizarra en las esquinas. Ambas formas se alternan con entramado de madera.

Los aleros, también de madera, suelen ser muy pronunciados, de modo que en las calles más estrechas se unen a los de la fachada opuesta haciendo pasadizos. Las casas tienen balconadas corridas y secaderos con balaustre y estructura de madera, que se sustentan en algunos casos sobre grandes vigas, igualmente de madera.

La fachada suele tener escasos vanos, de pequeño tamaño, con puertas de acceso adienteladas y escalones ante la vivienda.

Las dependencias agrícolas se encuentran en el mismo recinto, ocupando la primera planta. La vivienda se desarrolla en el segundo nivel siendo la estancia principal la cocina, en torno a la cual se distribuyen las demás salas.

La última planta está ocupada por el desván o doblado y por los balcones. Los tejados son a dos aguas, bastante pronunciados y cubiertos con teja árabe.

La arquitectura religiosa de Robledillo está presidida por la Iglesia Parroquial, dedicada a Ntra. Sra. de la Asunción, obra del siglo XVI. Su construcción es de planta rectangular y una sola nave dividida en cuatro tramos. Cubriendo los techos de la sacristía se encuentra un bello artesonado mudéjar, posiblemente una de las joyas más preciadas de este templo rural.

Además de este templo, Robledillo cuenta también con tres ermitas: la del Cordero y la del Humilladero, ambas del siglo XVI, y la dedicada a San Miguel, realizada en mampostería a base de pizarra y enlucida.

Fue declarado Conjunto Histórico en 1994.